La vida no es mas que un interminable ensayo, de una obra que jamás se va a estrenar...

Seguidores

miércoles, 24 de marzo de 2010

Cuando sepa quien no soy, sabré quien soy.


Hay un gran síntoma aquí, funciona cundo no lo notan.
El brillo que hay en el exterior es mas fuerte que el del interior.
Se paseaba aquella noche por los laberintos de su mente, tratando de no ver fantasmas, solo de ver lo que hay, o mejor dicho lo que no hay.
Se imaginaba como sería el estar fuera del dolor, salir de la realidad anestesiada que quemaba sus años.
Se preguntaba que tan bien se sentirá cuando finalmente perdone. Cuando todo lo malo pase y queden las cenizas de los recuerdos esparcidas quien sabe donde con intención de no verlas jamás.
Con el tiempo llegó a odiar aquella sensación, esa que creaba para si mismo. Esa irrealidad perfecta, que sabía muy en su interior que nunca sucedería.
Estaba ya fatigado, los años pasaban y se le escapaban de sus manos, sin embargo no encontraba soluciones.
Era como ver el desierto sin arena, el mar sin agua, y ver su vida transcurrir através de una botella... la calma nunca llegaría pensó.
Necesitaba calmar el dolor. Esa adicción a la morfina lo estaba perdiendo...

Sin embargo su mente le trajo un leve recuerdo, como diciendo que no lo abandonara todo... que tenía aún una meta que cumplir, y esa desencadenaría miles de metas mas.
Fue ahí que se dio cuenta.
Tenía que bloquear de su mente las cosas que lo sumergieran en el abismo de la nada, esas cosas que hacen que el corazón deje de latir.

Corrió en ese instante, corrió bien lejos dejando que el aroma de aquella tarde penetrara su pecho.
Es de esta forma que un hombre se hace hombre, llenando su vida de cosas que marcan la sutil diferencia entre estar dormido y estar despierto.
De ahí en mas mi objetivo, pensó.
Y así se dejó caer en un abismo de sensaciones, de colores y sonidos. Su cuerpo flotaba en la mejor de las nubes, flotaba, no pesaba y su cerebro finalmente descansaba.

Dejó caer la aguja que sobresalía de su brazo, derramando un poco de su sangre, y en un momento sintió que se estrellaba.

1 comentario:

Mía Ausonia dijo...

dicen que no se puede definir con una negación. Pregunta: el texto, tuyo?
Me hizo acordar a algo que alguna vez leí, pero no se me hizo deslizante...